Nace un sueño blanco y amarillo

1937 – 2015

En aquel Montevideo de 1937, mientras el viento acariciaba las hojas de una cálida primavera, un grupo de familiares y amigos de la vida, tuvo la valentía de soñar en una gran familia de familias, con códigos y valores que les eran comunes. Aquel grupo se animó a escribir bases para que el sueño fuera compartido, y a ponerle el nombre de “Club Atlético Familiar” y hasta se animaron a estampar su firma en la historia de muchas familias comprometiéndose por siempre para con ellas.

Uruguay había inventado la vuelta olímpica levantando la gloria en Ámsterdam y en Colombes, y había ganado el primer campeonato del mundo en Montevideo, y la estirpe charrúa era sinónimo de garra pero también de clase. Esta realidad colmada de admiración, usina de auténticos gladiadores del fútbol, inspiraba a los jóvenes y a los no tan jóvenes.

Es cierto que la hazaña más grande de nuestro fútbol aún usaba pantalones cortos, pero ya corría en los potreros tras ilusiones color celeste.

El grupo se fortalece edificando pilares inamovibles cimentados en la amistad, el respeto y muchos otros inestimables valores, los corazones de todas sus familias se van contagiando con el proyecto de compartir un sentimiento. Había llegado la hora de fundar el club más importante, NUESTRO CLUB.

78 años después, el espíritu de aquel Familiar sigue vivo en cada uno de nosotros, en cada una de las familias que permanentemente le dan vida al gran sueño de crecer juntos.

Somos parte de un importante hito en la historia del club, reafirmando nuestro eterno compromiso y festejando la concreción de un lugar donde encontrarnos, un hito del que todos queríamos ser parte, porque el deporte con su magia siempre será una gran excusa para juntarse y perseguir el ruedo cómplice, soñador y juguetón de la vida misma.

Bienvenidos a nuestro actual Familiar Universitario, donde vamos a más y crecemos juntos.

¡¡ARRIBA EL FAMILIAR!!

19372015 © Familiar Universitario